Seleccionar página

¿Somatizas la vuelta al trabajo?

Agosto llega a su fin y para muchos terminan las vacaciones. Tras un periodo de descanso más extenso de lo habitual puede ser que regresar a la rutina no sea agradable para algunos, pero tampoco hay que vivirlo como algo traumático.

Al volver de vacaciones, puede ser normal experimentar ciertos síntomas que varían dependiendo de la persona y desaparecen sin tener que hacer nada. Una vez nos volvemos a acostumbrar a nuestras rutinas, vuelven también la energía y la motivación.

¿Existe el síndrome postvacacional?

Son muchas las personas que al finalizar sus vacaciones presentan cuadros de estrés, acompañados de dolor de cabeza, irritabilidad, alteración del sueño o más cansancio y pereza, entre otros.

Pero, en rigor, el síndrome postvacacional no existe, y así lo han asegurado los comités internacionales de psicología y psiquiatría. Más bien, es el resultado de medicalizar cualquier malestar que tenemos.

Como afirma el doctor en psiquiatría José Luis Pedreira, el síndrome postvacacional solo es una manera de justificar que la gente después de un mes de vacaciones, en las que no ha tenido horarios, se vea obligada a volver a la rutina de golpe en uno o dos días, con lo que ello conlleva. Esto no quiere decir que los síntomas no existan. Más bien se trata de un problema general de adaptación.

Estos síntomas varían dependiendo de la persona. Suelen durar una semana y desaparecen sin tener que hacer nada, aunque los podemos evitar o reducir teniendo en cuenta algunas recomendaciones.

Consejos para afrontar la vuelta a la rutina

Volver a la rutina es un proceso inevitable, pero sus efectos pueden paliarse con cierta prevención y programación.

A continuación, señalamos 5 recomendaciones para afrontar con éxito la vuelta al trabajo:

  1. Programa tu regreso con margen de tiempo: No es aconsejable volver de tus vacaciones justo el día antes de la reincorporación al trabajo. Es importante contar con uno o dos días no sólo para poner orden de maletas en casa, sino para prepararte mentalmente de la vuelta a tu lugar habitual, a una rutina asociada con el trabajo.
  2. Vuelve a tus horarios ordenados de sueño: Durante el periodo vacacional es habitual alterar las horas de sueño, ya sea por exceso o por defecto. En este sentido los expertos recomiendan empezar a dormir 8 horas un par de días antes de la vuelta al trabajo. Es importante regularizar el ritmo del sueño ya que, una alteración prolongada del mismo puede afectar tanto nuestra salud como nuestro rendimiento.
  3. Evita el alcohol y la cafeína: El alcohol es un depresor del sistema nervioso, por lo que puede agudizar ciertos síntomas, mientras que la cafeína, presente en el café y otras bebidas, es un estimulante que puede aumentar la sensación de estrés o ansiedad.
  4. Incorpórate a mitad de semana: Si puedes, incorpórate a mitad de semana, un miércoles o un jueves. Así el descanso estará más próximo y el comienzo de la actividad será progresivo.
  5. Realiza actividades de ocio y deporte: Retomar las actividades de ocio o deporte que más te gustan te ayudará a desconectar los primeros días de más agobio. Además, la actividad física libera endorfinas, las hormonas que proporcionan sensación de optimismo y bienestar.

Y recuerda que las vacaciones, entre otras cosas, sirven para que los trabajadores vuelvan descansados y motivados a la empresa.

Pin It on Pinterest

Share This