Seleccionar página

¿Cuáles son los beneficios documentados de tomar unos días de descanso?

Las vacaciones son un asunto de suma importancia tanto para nuestra salud y bienestar como para nuestra productividad, por lo que debemos aprender a aprovechar estos días para el disfrute y la relajación.

Los días libres son indispensables para propiciar un estado de bienestar general y de buena salud mental y uno de los mejores antídotos contra el estrés.

Algunos de los efectos de las vacaciones más documentados son estos:

  1. Las vacaciones disminuyen el nivel de estrés percibido. Tan sólo es necesario una semana de vacaciones para que el nivel de estrés se reduzca. El contexto ayuda bastante, ya que estar en otro ambiente diferente al habitual hace que no sólo nos alejemos físicamente de nuestro entorno, si no que tomemos también distancia mental de las complicaciones cotidianas.
  2. Las vacaciones tienen un efecto protector ante la depresión. Cuando disfrutamos de unos días libres y disponemos de tiempo para dedicar a actividades de ocio nos cargamos las pilas ante futuros problemas o acontecimientos negativos. Lo ideal, siempre que sea posible, es tener periodos cortos de vacaciones repartidos durante todo el año.
  3. Las vacaciones aumentan la productividad, la creatividad y la concentración. Cuando estamos disfrutando de las vacaciones, el cerebro no deja de estar activo sino que se ponen en marcha nuevas áreas en respuesta a otro tipo de estímulos, produciéndose un aumento de nuevas ideas y de creatividad. A su vez, las vacaciones contribuyen a reparar nuestro cuerpo y mente produciéndose un aumento de la concentración.
  4. Las vacaciones mejoran la calidad del sueño y del sistema inmune. En vacaciones nuestro sueño es generalmente de mayor calidad, dormimos más horas y el sueño es más reparador que en temporada laboral. Además, nuestro sistema inmunológico se fortalece previniendo posibles enfermedades futuras.
  5. Las vacaciones mejoran el estado de ánimo. El estado de ánimo tiene mucho que ver con las cosas que hacemos, con el tipo de actividades a las que dedicamos nuestro tiempo. Si uno emplea su tiempo en hacer cosas que le son agradables y disfruta, su humor se verá beneficiado.

Aunque suene extraño, son muchas las personas que no saben cómo relajarse en vacaciones. Y es que el peso de la rutina y la costumbre de tener preocupaciones laborales puede más que nuestra necesidad de disfrutar de los nuestros y de nosotros mismos.

Por suerte, no es una misión imposible. Con unos sencillos pero prácticos consejos para desconectar en vacaciones podremos aprovechar este tiempo para recargas las pilas y volver al trabajo con la mente fresca.

Estos son algunos consejos para desconectar en vacaciones, disfrutar al máximo del tiempo libre y volver al trabajo con las pilas cargadas:

  1. Termina lo que tengas pendiente de trabajo. El primero de los consejos para desconectar en vacaciones es prepararse antes de que empiecen. Y si por algún motivo no consigues acabar todas las tareas pendientes, delega en otra persona; nadie es imprescindible.
  2. Desconecta de la tecnología. Si queremos que nuestro cerebro entienda que no estamos trabajando, es fundamental introducir cambios. Así que el segundo de los consejos para desconectar en vacaciones es optar por las versiones analógicas. Esto es, leer libros, la prensa y buscar entretenimientos que no usen tecnología.
  3. Modera el uso del móvil. Si utilizas un teléfono laboral, prescinde de él y si solo cuentas con el personal, no hables sobre nada relacionado con el trabajo. Ni preguntes ni tampoco leas nada relacionado con él. Si lo consideras necesario, puedes informar de que estarás de vacaciones y, por tanto, no disponible.
  4. Aprovecha para dormir. Si acostumbras a madrugar, es probable que te cueste cambiar este hábito. Pero lo que sí podemos hacer es irnos a la cama más temprano o continuar en la cama un rato más cuando nos despertemos. La siesta es una costumbre nacional que ha traspasado nuestras fronteras; aprovecha y ponla en práctica.
  5. Haz cosas que te gusten. El trabajo y las responsabilidades familiares hacen que dejemos de lado aquellas actividades que realmente nos gustan. Retoma tus hobbies o aprovecha para poner en práctica actividades nuevas.
  6. Rompe con los horarios. Si te apetece comer más tarde porque estás entretenido haciendo algo, hazlo. Si deseas quedarte despierto hasta tarde viendo películas, hazlo. Recuerda que es tu descanso y tú decides cómo gestionar tu tiempo libre. Aprovecha para hacer únicamente lo que te apetezca.
  7. Pasa tiempo con familiares y amistades. La vida social es una de las más afectadas por la rutina laboral. Las relaciones personales suelen dejarse a un lado para dar preferencia a todo lo relacionado con lo laboral. Pero en estos días de descanso es cuando podemos organizar actividades todos juntos y disfrutar.
  8. Retoma la rutina antes del primer día de trabajo. El último de nuestros consejos es ir recuperando los horarios habituales antes de volver al trabajo. No es necesario que empecemos a madrugar con antelación, pero sí podemos ir recuperando la actividad a primera hora de la mañana o bien al que sea nuestro horario de trabajo habitual.

Aprovecha las vacaciones para proyectarte al futuro: este tiempo libre y a solas te permite soñar y proyectar los plazos de tiempo en los que deseas lograr ciertos objetivos.

¡Felices vacaciones!

Pin It on Pinterest

Share This