Seleccionar página

¿Por qué es necesario tomarse un día libre en el trabajo “porque sí”?

Cuando hablamos de trabajar hablamos de la realización de actividades que requieren esfuerzo físico o intelectual. Este esfuerzo, repetido y sostenido en el tiempo, se traduce en altos niveles de fatiga y estrés que requieren un descanso para reponer las energías agotadas.

Trabajar hasta el agotamiento físico o psíquico no solo puede desencadenar en problemas crónicos de salud como estrés o enfermedades cardiovasculares si no que, además, puede llegar a ser la causa de problemas laborales tales como el absentismo por enfermedad, accidentes laborales, bajo desempeño, alta rotación de empleados y conflictos interpersonales, entre otros.

El cuerpo y la mente son los primeros en enviarnos señales del cansancio acumulado para alertar de la necesidad de descansar como:

  1. Te sientes más cansado de lo habitual
  2. No puedes aguantar el día sin estimulantes
  3. Te cuesta mucho mantener la concentración
  4. Cada vez trabajas más tiempo
  5. Siempre piensas en el trabajo
  6. Continuamente estás de mal humor
  7. Tienes problemas para recordar la información
  8. Tu salud está deteriorada
  9. Cada vez cometes más errores

Expertos en recursos humanos son partidarios de la instauración de días de descanso mental que permitan a los trabajadores disminuir el estrés. A diferencia de las vacaciones, que usualmente están orientadas a disfrutarlas con la familia, los días de descanso mental están dedicados a la persona en sí.

Un día de descanso puede contribuir a semanas de productividad motivo por el que, según la BBC, son muchas las empresas que empiezan a promover la implementación de días de descanso mental para que sus trabajadores puedan disminuir los niveles de estrés.

Estos días libres pueden ayudar a relajación y a tomar distancia de la dinámica del trabajo y se espera que contribuyan a generar ideas sobre nuevos proyectos.

¿Cómo aprovechar el día de descanso?

  • La clave está en planificar. No es recomendable coger un día libre en el último momento, pues no sabremos cómo aprovecharlo. Se aconseja acordar el día con jefes y compañeros para evitar recibir llamadas y correos al móvil.
  • Tener decidido qué hacer. Tener estructurado el día y saber qué actividades se realizarán ayudará a aprovechar mejor ese día, escogiendo actividades diferentes a las que se realizan habitualmente.
  • La finalidad del día libre está en desconectar de verdad. No hay que esperar a encontrarse al límite de estrés pues estos días de desconexión no deben orientarse a la idea de “descanso” en sí, sino más bien se trata de hacer algo lúdico, recreativo, que rompa con la rutina diaria.

Un día libre bien aprovechado mejora el rendimiento y la productividad de los empleados pues se reducirá el estrés de los equipos de trabajo.

Pin It on Pinterest

Share This