Seleccionar página

¿Existen realmente los superalimentos?

Seguro que has oído hablar de las múltiples propiedades de alimentos como los frutos rojos, las semillas de chía, la espirulina… y probablemente hasta los has incorporado a tu dieta. Son algunos de los alimentos que se incluyen en la lista de los llamados superalimentos y a los que se atribuyen beneficios para nuestra salud.

Pero ¿qué son realmente los superalimentos? ¿son tan milagrosos como dicen?

El término superalimento

A finales del siglo XX y principios del XXI, el término superalimento se utilizó como estrategia de marketing para aumentar la venta de ciertos alimentos específicos, así como suplementos dietéticos.

En general, hablamos de superalimentos para referirnos de manera informal a alimentos que pueden aportar fibra, proteínas, vitaminas, minerales y otros nutrientes que podrían jugar un papel importante en la dieta para que ésta sea saludable. Pero, según la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición, el término superalimento no se encuentra definido en la normativa europea ni nacional sobre seguridad alimentaria. Tampoco tiene una definición oficial por parte de las autoridades reguladoras en los principales mercados de consumo, como la FDA o el USDA en los Estados Unidos o la EFSA en Europa.

El término no suele ser usado por expertos y científicos del ámbito de la nutrición, puesto que muchos de ellos cuestionan la veracidad de algunos de estos alimentos. Esto no quiere decir que no existan, sino que muchas veces se incluyen en esta categoría alimentos que contienen un valor nutricional normal, no excepcional.

Desde el 1 de julio del 2007, la comercialización de productos como «superalimentos» está prohibido en la Unión Europea a menos que vaya acompañada de una declaración específica y autorizada sobre sus propiedades saludables, respaldada por una investigación científica creíble.

Aspectos positivos de los superalimentos

Cuando se hace referencia las bondades de un único alimento es importante tomar la información con cautela. Ningún alimento tiene la capacidad de suponer un cambio sustancial en la salud y en ningún caso pueden sustituir a una dieta saludable, variada y equilibrada.

Los denominados superalimentos pueden muy bien ser parte de una dieta saludable, ya que contienen una amplia variedad de nutrientes entre los que destacan:

  • Antioxidantes, que podrían evitar la aparición de cáncer y retrasar el envejecimiento
  • Grasas saludables, que previenen problemas cardiacos
  • Fibra, indispensable para el correcto funcionamiento del aparato digestivo
  • Fitoquímicos, minerales y vitaminas

Entre la extensa lista de alimentos considerados superalimentos, la nutricionista Carla Zaplana enumera una lista de 8 que no deben faltar en la despensa de nuestra casa, debido a su gran valor nutricional:

  • Vegetales de hoja verde: Son muy nutritivos y depurativos. Así, cuentan con una de las concentraciones más altas en nutrientes en relación con todos los alimentos del planeta. Destacan las coles, brócoli, espinacas, lechugas, hojas de nabo, hojas de remolacha o canónigos.
  • Hierba de trigo: Son alimentos muy ricos en clorofila. Tienen poder desintoxicante para el organismo y para el hígado. Así, proporciona todos los grupos de vitaminas y aminoácidos conocidas.
  • Brotes y germinados: Según esta especialista en nutrición, la actividad enzimática es cien veces mayor de la presente en frutas y verduras y su contenido en vitaminas es entre tres y doce veces más elevado. Son fáciles de añadir en ensaladas, zumos, sándwiches y como guarnición.
  • Espirulina y clorela: Ambas son dos tipos de microalga. La espirulina alberga proteínas altamente digeribles y asimilables, a la vez que es altamente rica en hierro y antioxidantes. Por su parte, la clorela tiene capacidad para acelerar la proliferación de las bacterias beneficiosas del tracto intestinal.
  • Semillas de Chía: Es rica en ácidos grasos omega 3 y 6, motivo por los que aporta propiedades antiinflamatorias y protectoras al sistema cardiovascular. También ayuda a fortalecer el sistema inmune.
  • Bayas de Goyi: Fortalecen el organismo y ayudan a gestionar mejor el estrés. Son una fuente de proteína vegetal.
  • Frutos Silvestres: Los frutos rojos son considerados un superalimento por su alto contenido en vitamina C. En este grupo encontramos los arándanos, las moras y las frambuesas.
  • Polen: Es uno de los alimentos más completos que existen. Al respecto, cuenta con un 25% de aminoácidos, vitaminas del grupo A, B, C, D, y E. Además, también alberga 12 enzimas activos y hasta 60 minerales diferentes además de una variedad de antioxidantes.

Lo que importa no es el consumo de un alimento concreto sino mantener una dieta saludable, variada y equilibrada que incluya superalimentos.

Pin It on Pinterest

Share This