Seleccionar página

¿Sabías que conocer tu ritmo circadiano te ayuda a incrementar tu energía y productividad?

Todos hemos oído en algún momento eso de: eres de mañana o eres de noches. Realmente, es algo determinante una vez más en nuestras características bioindividuales ya que ir en contra de nuestros ritmos circadianos pueden conllevar una pérdida de salud a largo plazo debido a que el cuerpo se esfuerza por realizar actividades, cuando lo que necesita es descansar.

Empezaremos definiendo qué es un ritmo circadiano: son cambios físicos, mentales y conductuales que siguen un ciclo diario, y que responden, principalmente, a la luz y la oscuridad en el ambiente de un organismo. Dormir por la noche y estar despierto durante el día es un ejemplo de un ritmo circadiano relacionado con la luz.

¿Cómo saber si soy de mañanas?

  • Si eras el típico estudiante que se levantaba a las 6 am antes de un examen para estudiar.
  • Si disfrutas las jornadas intensivas en el trabajo porque no te importa madrugar y entrar a las 8 am, eres de mañanas.
  • Si en las cenas, después del postre, notas que empieza el sueño y caes rendido/a, eres de mañanas.
  • Si tu rendimiento a partir de las 5 pm empieza a caer, teniendo dificultades de concentración, repitiendo dos veces una misma tarea porque no estás seguro, eres de mañanas.
  • Si por las mañanas, al despertarte, inmediatamente, tienes hambre, eres de mañanas.

El horario laboral y la actividad física – entreno de este tipo de personas debería hacerse, a poder ser, a primera hora de la mañana antes de entrar al trabajo por dos motivos:

  • El primero es debido a que es cuando más energía y rendimiento pueden ofrecer.
  • El segundo motivo es porque la práctica de actividad física – entreno de tarde puede desvelarlos y tener dificultades para conciliar el sueño por la noche. De manera que, se pondría en riesgo su descanso.

¿Cómo saber si soy de noches?

  • Si eras el estudiante que prefería estudiar hasta las 3 am para poder dormir más por la mañana.
  • No eres un enamorado/a de las jornadas intensivas porque te cuesta despertarte temprano para llegar a las 8 am al trabajo. Y, si llegas, la primera hora estás medio gas porque tienes dificultades para concentrarte debido al sueño.
  • Si eres la típica persona que podría estar sin desayunar hasta las 11 am una vez despierto desde las 7 am.
  • Eres de los que ves 2 y 3 capítulos de tu serie favorita después de cenar y te cuesta irte a la cama por la noche.

El horario laboral y la actividad física – entreno de este tipo de personas debería ser de tarde ya que es cuando su rendimiento es más alto y no tendrían problemas para dormir por la noche.

Para un correcto equilibrio hormonal, sobretodo de la melatonina y el cortisol, deberíamos respetar nuestras características o, de lo contrario, entraremos en:

  • Estados de irascibilidad
  • Dolores de cabeza provocados por el desbalance hormonal y la dificultad de concentración.
  • Pérdida de seguridad debido a que no estamos rindiendo al 100%.

Como organización, flexibilizar los horarios y adaptarlos a las necesidades de cada persona, nos ayudará a aumentar la productividad como empresa y mejorar la salud y el rendimiento de los trabajadores.

Y tú, ¿ya sabes si eres de mañanas o de noches?

Pin It on Pinterest

Share This