Seleccionar página

¿Te sientes estresado en el trabajo a causa de la pandemia?

La pandemia del Covid-19 ha supuesto la imposición de nuevas formas de trabajo a un ritmo vertiginoso, alterando la forma de trabajar tanto de los empleados que acuden a sus centros de trabajo como de los que trabajan desde sus casas.

Por un lado, vemos como el teletrabajo, los equipos en remoto y la prestación de servicios online han llegado para quedarse y como la capacidad de adaptación es más importantes que nunca.

Por otra parte, las personas, en sus diferentes niveles de responsabilidad organizacional, sufren un aumento exponencial de los niveles de estrés y ansiedad, intentando adaptarse a todos estos cambios, conciliación de la vida familiar y profesional, así como a la gestión de miedos, ansiedades e incertidumbres.

En este contexto completamente desconocido hasta ahora, es necesario reconocer los signos de estrés, así como identificar los factores relacionados con el trabajo que pueden contribuir a su aparición. Entre estos factores destacamos los más frecuentes:

  1. Preocupación por el riesgo de exposición al virus en el centro de trabajo.
  2. Adaptación a otro espacio u horario laboral.
  3. Falta de acceso a las herramientas y equipos necesarios para desarrollar el trabajo desde casa.
  4. Necesidad de aprender a usar herramientas de comunicación nuevas y superar las dificultades técnicas que ello conlleva.
  5. Tener que atender necesidades familiares mientras se trabaja.
  6. Incertidumbre acerca del futuro en cuanto a trabajo o empleo.

Estrés y productividad

El estrés laboral tiene graves consecuencias en el bienestar de los empleados. Produce un aumento del absentismo, descenso de la productividad y de los niveles de concentración, y aumento del riesgo de que se produzcan accidentes laborales.

Al incidir en la productividad, todo ello resulta muy costoso para las empresas ya que se traduce en gastos y pérdidas económicas que repercuten negativamente en la rentabilidad y en la cuenta de resultados. Es por tanto un problema que conviene afrontar y prevenir desde las empresas.

La especial situación que ha generado la aparición del Covid-19, ha convertido el estrés en uno de los principales problemas a los que hacer frente en las organizaciones para cuidar la salud psicológica de los empleados.

Medidas preventivas

Para que nuestras empresas sobrevivan a esta crisis y salgan fortalecidas, gestionar los niveles de estrés y sus causas constituye una prioridad.

El Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo (INSST) señala una serie de  recomendaciones para el empleador en cuanto a la organización del trabajo, la comunicación e información, así como sobre la salud psicosocial.

Algunas de estas recomendaciones son las siguientes:

  1. Facilitar las recomendaciones sanitarias e institucionales para la prevención y reacción ante el problema. Poner en conocimiento de los empleados las medidas recomendadas de higiene, confinamiento y otras informaciones, siempre de fuentes oficiales y fiables.
  2. Establecer canales de comunicación individualizados o de grupo: correo electrónico, redes sociales, videoconferencia, teléfono…
  3. Garantizar una carga de trabajo equilibrada a cada empleado y asignar de forma concreta las tareas y cometidos.
  4. Definición clara de las competencias de los trabajadores.
  5. Establecer un estilo de dirección y liderazgo que permitan la participación de los empleados, proporcionen feed-back adecuados sobre el desempeño y sean motivadores.
  6. Establecer un horario de disponibilidad para empleador y empleado.
  7. Informar y promover el bienestar emocional.
  8. Facilitar a los empleados recomendaciones contrastadas sobre diseño del puesto de trabajo, iluminación, posturas de trabajo, medidas para la prevención de la fatiga mental, gestión del estrés, hábitos de sueño, ejercicio físico en casa, alimentación, etc.

 Esta nueva realidad demanda un nuevo estilo de liderazgo donde la gestión de las emociones ocupe el lugar estratégico que le corresponde.

Pin It on Pinterest

Share This