Seleccionar página

¿Somos conscientes del uso que hacemos de la tecnología en nuestro día a día?

Vivimos inmersos en el always on, utilizando la tecnología tanto en el trabajo como en nuestros momentos de ocio, relaciones familiares y sociales. Vivimos conectados a nuestros dispositivos hasta alcanzar un punto en el que ya dependemos de nuestras pantallas prácticamente para todo.

La tecnología nos brinda muchas oportunidades y nos simplifica la vida en diversos aspectos, pero a su vez, nos absorbe por completo y su uso excesivo constituye un factor de distracción, propicia una falta de atención y tiene consecuencias directas en nuestro bienestar.

Efectos negativos del uso excesivo de las tecnologías

Cuando abusamos del uso de ordenadores, móviles y tabletas, estos son los principales efectos negativos que inciden directamente en nuestro bienestar:

  • El conocido como síndrome de text neck, que es un desalineamiento de una o más vértebras causado por mantener la cabeza inclinada hacia abajo durante largos periodos de tiempo.
  • Problemas en las manos, como el síndrome del túnel carpiano o tendinitis en los pulgares, por la posición antinatural que adoptamos al sujetar los teléfonos móviles.
  • Cansancio de la vista, ojos irritados y enrojecidos debido a la luz que emiten las pantallas de los dispositivos, a la corta distancia a la que los mantenemos de los ojos y al tiempo que pasamos con la vista sobre ellas.
  • Problemas neurológicos como las migrañas, producidas por la concentración en una tarea y fijar la mirada en la pantalla durante un período excesivo de tiempo.
  • Adicción o dependencia hacia estos dispositivos.
  • Favorece la vida sedentaria.

¿Qué es y por qué necesitamos un detox digital?

El uso de la tecnología no es algo negativo en sí mismo, siempre y cuando se utilice de manera responsable. La tecnología nos facilita multitud de tareas, pero un uso excesivo interfiere negativamente en nuestra calidad de vida y en nuestra salud en general.

Un detox digital es un periodo de tiempo durante el cual una persona se abstiene o evita el uso de dispositivos electrónicos como móviles, ordenadores o tabletas con el fin de centrarse más en la interacción social en vez de la digital y conectarse así con el mundo físico que lo rodea.

Aunque el verano y las vacaciones se presentan como la época perfecta, cualquier momento puede ser bueno para comenzarlo. Lo que realmente importa es tener la consciencia de que es necesario hacerlo.

¿Cómo hacerlo?

Dar el paso no siempre es fácil. Se puede empezar por silenciar los grupos de WhatsApp, revisar sólo los mails estrictamente necesarios, dedicar tan solo un número diario de horas acotado al móvil… hasta acciones más drásticas de abstinencia, como desconectarse por completo durante las vacaciones o desactivar las cuentas en redes sociales.

A continuación, mostramos unas pautas básicas y fáciles de seguir:

  1. Determinar la duración del detox digital. Se recomienda empezar por una semana.
  2. Organizar ideas, tareas y objetivos. Decidir en qué emplearemos ese tiempo de no conexión y definir acciones concretas.
  3. Configurar el teléfono móvil, ordenador o tableta desactivando notificaciones innecesarias.
  4. Configurar los tonos de llamada para distinguir los mensajes importantes (de trabajo, familiares, etc.)
  5. Recuperación y desactivación de cuentas: ¡Nunca desactives una cuenta sin antes recuperar la contraseña!
  6. Crear reglas específicas como no utilizar el móvil recién levantado, durante las comidas, en el transporte público o estando con amigos, sólo acceder al móvil cada 3 horas…

¿Qué beneficios podemos obtener al hacer un detox digital?

  • Reducir el estrés, la fatiga y la adicción tecnológica.
  • Acabar con el miedo a “perdernos algo” si desconectamos.
  • Incrementar los niveles de atención.
  • Aumentar el sentido de la realidad.
  • Mejorar las relaciones personales y profesionales.
  • Mejorar en el sueño, la productividad y el enfoque.
  • Recuperar la sensación de control sobre nuestras vidas.
  • Mejorar la eficacia en todos nuestros ámbitos de actuación.

 Tras un detox digital es importante establecer nuevos hábitos en el uso de los dispositivos para evitar que la situación se repita, y proteger así nuestra salud física y mental.

Pin It on Pinterest

Share This