Seleccionar página

¿Comes en modo “piloto automático”?

A lo largo del día son muchas las veces que nos llevamos algo de comer a la boca guiados por diferentes estímulos como la ansiedad, el estrés, la tristeza o el nerviosismo, provocando que nos limitemos a saciar nuestras emociones, en lugar de centrarnos en la necesidad física de alimentar nuestro organismo.

Comer delante de la tele, del ordenador, de un libro o del móvil, se ha convertido en algo frecuente.  Es muy fácil distraernos de cualquier forma posible y no prestar atención a lo que comemos ni a cómo nuestro cuerpo recibe los alimentos. Esto equivale a comer en modo “piloto automático”.

Comer de manera mecánica nos lleva a comer más de lo que necesitamos ya que, si estamos absortos en una serie, mirando el correo electrónico o leyendo el periódico, ¿cómo vamos a percibir las señales de saciedad que emite nuestro cuerpo?

Qué es el mindful eating

El mindful eating tiene su origen en el mindfulness. El mindfulness es la capacidad humana de poder estar en el presente y consiste en estar atento de manera intencional a lo que hacemos, sin juzgar, apegarse o rechazar en alguna forma la experiencia.

El mindful eating es el mindfulness aplicado a la ingesta de alimentos. Consiste en relacionarse de una manera sana con la comida a través de la observación de la mente. Pretende que seamos conscientes de las sensaciones fisiológicas y emocionales de nuestra relación con la comida, con el objetivo de aprender a sentir cuándo debemos comer por hambre o necesidad, saber detectar cuándo estamos saciados o cuándo nuestro cuerpo ya no necesita más alimento.

Es importante porque nos conecta en profundidad con la experiencia de comer y rompe con el automatismo. El objetivo de comer con atención plena es unir la nutrición con el disfrute, atendiendo a las señales de nuestro cuerpo que nos indican con exactitud cuándo, cuánto y qué comer.

Su práctica eleva nuestros hábitos alimentarios a otro nivel y de ello se beneficia nuestro cuerpo, nuestra salud y nuestro estado de ánimo, convirtiendo el acto de comer en un momento de cuidado para con uno mismo, contribuyendo entre otras cosas a reducir los niveles de ansiedad y estrés.

Consejos básicos para empezar a comer de manera consciente

Funcionar en piloto automático reduce las probabilidades de cuidarnos ya que apaga nuestras señales internas de nutrición, descanso e hidratación. Todo ello nos lleva a tener menos energía y a larga disminuye nuestro rendimiento, además de alterar nuestro estado emocional.

La práctica del mindful eating consiste en llevar la atención plena a nuestra nutrición y abarca la elección de los alimentos, cómo cocinarlos y cómo comerlos.

Cuando empezamos a practicarlo, aprendemos a reconectarnos con las señales internas de hambre, plenitud, saciedad y satisfacción del cuerpo y decidir, en base a esta consciencia, cuándo empezar y cuando parar de comer.

Estos son nuestros consejos básicos para empezar a comer de manera más consciente:

  • Cuando vayas a comprar, lleva una lista con los productos que te interesa comer.
  • Respeta los horarios y no te saltes comidas. Así evitarás estar ansioso y con sensación de vacío.
  • Aprecia tu comida, expresa gratitud por los alimentos que vas a tomar y por todo el proceso hasta llegar a tu mesa.
  • Trae todos los sentidos al acto de comer: colores, texturas, identifica ingredientes, aliños y condimentos.
  • Da pequeños bocados y mastica apreciando las sensaciones que te transmiten los alimentos.
  • Deja el cubierto sobre la mesa hasta que termines de masticar.

Comer de manera más consciente incorpora hábitos saludables que producen efectos beneficiosos para nuestra salud, favoreciendo nuestro rendimiento y productividad.

Pin It on Pinterest

Share This