Seleccionar página

¿Pueden ciertos hábitos mejorar nuestra productividad?

Un hábito no es algo innato. Un hábito es cualquier comportamiento aprendido mediante la repetición, que se realiza de forma habitual y automática sin apenas pensar en ello, siendo un elemento básico del aprendizaje humano.

En nuestro día a día repetimos muchos hábitos. Quitarnos los zapatos al entrar en casa, apagar las luces antes de salir, cepillarnos los dientes… son, entre muchos otros, comportamientos que realizamos de manera automática, sin llegar a ser conscientes de ello.

Nuestra vida está controlada de manera muy importante por nuestros hábitos. Éstos influyen, en nuestra salud, productividad, seguridad económica y, consecuentemente, también en nuestra felicidad.

El poder de los hábitos

Los hábitos tienen un poder extraordinario y hacen que el cerebro actúe en “modo automático” sin distinguir entre buenos y malos hábitos, sin pensar, sin darnos cuenta de que es posible hacer las cosas de otro modo o de que las circunstancias han cambiado.

Por tanto, es muy importante ser conscientes de la fuerza que ejercen los hábitos en nuestra vida y saber que es posible crear hábitos nuevos o modificarlos.

Desarrollar un hábito positivo puede hacernos más felices o puede contribuir a establecer prácticas que nos lleven a mejorar nuestra vida. Todos acabamos desarrollando hábitos nuevos, si realmente queremos, pero no es tarea fácil. Es necesario que exista una motivación que nos empuje a tener la voluntad, la paciencia y la perseverancia necesaria para ello.

Hábitos para mejorar la productividad

Aunque todos queremos ser productivos en nuestro trabajo, ser productivo no es un milagro que aparece de la nada. Detrás de una persona altamente productiva, además de trabajo y esfuerzo, hay la puesta en práctica de una serie de hábitos que favorecen la productividad.

Para ser una persona productiva es necesario, ante todo, que:

  • Inviertas bien en ti y en tu energía
  • Te muevas por objetivos
  • Crees tiempo de calidad para ti mismo

Sobre esta base, ponte a trabajar sobre estos 8 hábitos que te ayudarán a ser más productivo:

  1. Marca objetivos. Uno de los hábitos más importantes de las personas productivas es el establecimiento claro de metas. Si no estableces metas no lograrás un progreso significativo. Establece objetivos que sean específicos, medibles, alcanzables, relevantes y basados ​​en el tiempo. Muéstralos en un lugar visible.
  2. Céntrate en una sola cosa. Olvídate de la multitarea ya que está comprobado que ralentiza el trabajo significativamente, y por tanto la productividad. Dedicar varias horas a una única tarea te permite entrar en un estado de concentración mental profundo y producir el mejor resultado posible.
  3. Evita las distracciones. Toma medidas decisivas para evitarlas: usa auriculares, mantén abiertas sólo las pestañas indispensables del navegador, fija un horario para responder los correos electrónicos…
  4. Prioriza las tareas. Resuelve las cosas importantes a primera hora. Reconoce las tareas que no son esenciales y evítalas.
  5. Cuida tu alimentación. El cuerpo y la mente deben descansar y el momento de la comida es el idóneo para recuperar la energía invertida durante la mañana. Opta por una alimentación saludable y regular, sin saltarte las comidas y evitando los alimentos procesados.
  6. Practica una actividad física regular. La práctica del ejercicio cardiovascular regular aumenta la memoria, la capacidad de atención y la creatividad. También reduce el estrés y mejora el estado de ánimo. Lo recomendable es hacerlo al menos 30 minutos al día para obtener resultados óptimos.
  7. Realiza ejercicios de respiración y relajación. Cuando estamos estresados, a menudo tenemos la sensación de estar oprimidos, de no respirar bien; haz pausas para retomar una respiración fluida, profunda y calmada. Por otro lado, las técnicas de relajación te liberan de la ansiedad, regulan el ritmo cardíaco y te conducen a un bienestar total que impactará directamente en tu salud, tu concentración y tu productividad.
  8. Analiza los resultados obtenidos. Vuelve a planificar, si es necesario, para seguir mejorando.

Los hábitos nos ayudan a avanzar o limitan nuestro progreso, por lo que es importante desarrollar aquellos que impacten de manera positiva en nuestra productividad.

Pin It on Pinterest

Share This