Seleccionar página

¿Sabes cómo mantenerte sano si tienes un trabajo sedentario?

Según la European Heart Network, España se sitúa en el top ten de los países europeos con más sedentarismo entre los adultos, dado que el 42% de los mayores de 18 años declara no realizar ningún tipo de actividad física durante la semana, frente al 6% de Suecia o al 7% de Finlandia.

En el ámbito laboral, el uso generalizado de los ordenadores contribuye a este alto porcentaje ya que el trabajo en oficina, o ahora en casa, supone pasar sentados muchas horas al día. Aunque a priori esto nos puede resultar muy cómodo, el sedentarismo laboral tiene consecuencias negativas para nuestra salud.

Qué es el sedentarismo

El término sedentarismo viene de sedentario, del  latín sedentarius, “que trabaja sentado”, a su vez de sedere, “estar sentado”. 

El sedentarismo es lo que define a los oficios y modos o estilos de vida que tienen poca agitación o movimiento. Se trata del estilo de vida más cotidiano, sobre todo en las ciudades Incluye poco ejercicio y suele aumentar el régimen de problemas de salud, principalmente obesidad y padecimientos cardiovasculares.

Se considera sedentarismo a la falta de actividad física regular (menos de 30 minutos diarios de ejercicio moderado o menos de 3 días a la semana de ejercicio vigoroso o una combinación de ambos). Por tanto, una persona se define como sedentaria cuando su gasto semanal en actividad física no supera las 2000 calorías o si sólo efectúa una actividad semanal de forma no repetitiva, por lo cual las funciones del organismo no se ejercitan ni estimulan como requieren.

Riesgos derivados del sedentarismo laboral

Pasar ocho horas al día, cinco veces por semana, sentados frente a un ordenador o en un escritorio, sin realizar ningún tipo de actividad física ni pequeños ejercicios de estiramiento, puede causar algunas de las siguientes dolencias:

  • Contracturas y dolores musculares
  • Problemas de sobrepeso y obesidad
  • Problemas circulatorios
  • Problemas de hipertensión y de diabetes
  • Cambios en el carácter

El sedentarismo, la otra cara del teletrabajo

Los trabajos han cambiado con la pandemia y ahora son muchas las personas que trabajan desde sus casas. Los profesionales sanitarios han alertado del aumento del sedentarismo entre las personas que teletrabajan.

Además, el riesgo de comer de manera impulsiva a raíz de ciertas emociones está muy ligado al auge del teletrabajo y se agrava cuando existe una conducta sedentaria, que puede ocasionar obesidad y la aparición de otros problemas de salud como la diabetes o la hipertensión.

Recomendaciones para luchar contra el sedentarismo

La mejor manera sería incluirlo dentro de las políticas de prevención de riesgos laborales. Si desde la dirección o desde recursos humanos se fomenta la actividad física, la salud de los trabajadores mejorará, lo cual resultará beneficioso también para la empresa, ya que disminuirán las bajas por enfermedad y mejorará la productividad.

Estas son algunas recomendaciones que podemos seguir para evitar los riesgos derivados del sedentarismo laboral, tanto en la oficina como si se trabaja desde casa:

  1. Realizar el desplazamiento al lugar de trabajo caminando, si es posible. Si no lo es, aparcar el vehículo un poco más lejos o bajar en la parada anterior del autobús.
  2. Usar escaleras en lugar de ascensor.
  3. Procurar levantarse de la mesa y caminar un poco cada hora.
  4. Aprovechar los tiempos de descanso para caminar un rato.
  5. Realizar estiramientos al inicio y final de la jornada laboral.

Además de estas recomendaciones, es necesario incluir alguna actividad física fuera del trabajo y realizarla de manera habitual, así como tener buenos hábitos alimentarios.

Es importante y necesario promocionar hábitos saludables, como hacer ejercicio y una alimentación sana, como medidas de prevención y tratamiento del sedentarismo.

Pin It on Pinterest

Share This