Seleccionar página

¿Necesitamos estar 8 horas en la oficina para realizar nuestro trabajo?

Al hablar del horario flexible, es importante aclarar que no nos referimos a trabajar menos horas, sino a una mejor distribución y gestión del tiempo, que es de vital importancia para nuestro rendimiento. Se trata de que el empleado tenga una mayor libertad a la hora de fijar su horario de entrada/salida a la oficina y que sea él quien, en base a su experiencia, se imponga mayor flexibilidad para realizar sus tareas dejando el presentismo a un lado.

Las empresas se están empezando a dar cuenta de que las medidas de presentismo en la oficina tienen cada vez menos peso en el rendimiento de la plantilla. El horario flexible presenta una serie de beneficios muy interesantes, tanto para las empresas como para los trabajadores:

  • El empleado obtiene mejoras laborales
  • La empresa no tiene que incurrir en la partida de gastos

Si bien es cierto que la retribución juega un papel importante en la motivación y rendimiento de la plantilla, debido a la alarmante situación económica que atraviesan muchas empresas actualmente, recurrir al siempre valorado horario flexible contribuye a encontrar el equilibrio perfecto entre las necesidades de los empleados y los beneficios de las organizaciones, al reportar grandes ventajas con un coste de implantación mínimo. Además, está demostrado que, a partir de un determinado nivel de ingresos, el trabajador se siente más motivado con otro tipo de incentivos, siendo el horario flexible uno de ellos.

Gestionar de manera adecuada el tiempo que sus empleados pasan en su puesto de trabajo supone un reto para las empresas. Muchas organizaciones se encuentran cada vez más con trabajadores que demandan nuevas políticas laborales basadas en la flexibilidad horaria y del puesto de trabajo. Atrás quedaron las solicitudes de incentivos económicos o monetarios por parte de los empleados o una mayor cantidad de variable según los objetivos cumplidos.

Ahora, para retener talento, las organizaciones recurren a la flexibilidad del puesto de trabajo y a medidas basadas en el horario flexible. Esto es lo que conocemos como salario emocional, pues trasciende la parte económica para proporcionar a los empleados ganancias de otro tipo: más tiempo libre, posibilidad de conciliación laboral… En definitiva, tener vida fuera del trabajo.

Actualmente, podemos hablar de tres tipos diferentes de horario flexible:

  1. Horario fijo-variable: cuando la empresa ofrece diferentes horarios al trabajador para que elija y, una vez escogido, se convierte en horario obligatorio.
  2. Horario flotante: en el que el empleado elige el horario de entrada a su puesto de trabajo, dentro de un margen de horas, y donde se debe mantener como mínimo por las horas que marca su jornada de laboral.
  3. Horario libre: cuando el empleado gestiona libremente su horario laboral, siempre y cuando cumpla con los objetivos que la empresa espera de él.

Las principales ventajas que tiene una correcta gestión del tiempo que gire en torno al horario flexible son:

  1. Mejora el clima laboral dentro de la empresa
  2. Aumenta el rendimiento y productividad de los trabajadores
  3. Reducen los niveles de absentismo de la compañía
  4. No supone un gasto extra para las empresas
  5. Incremento de la satisfacción y motivación del empleado

Entre las desventajas que representa el horario flexible en las empresas, destacamos que:

  1. Requiere de altos niveles de confianza por parte de las organizaciones hacia su plantilla.
  2. Es necesaria una gran responsabilidad por parte del empleado, que debe entender que no se trata de trabajar menos horas sino de conseguir una adecuada distribución de su tiempo.

Está demostrado que los empleados que disfrutan de horario flexible son más comprometidos y más productivos.

Pin It on Pinterest

Share This