Seleccionar página

¿Te suena niksen, hyyge o dolce far niente?

A lo largo de nuestros artículos sobre bienestar, rendimiento y productividad nuestras propuestas casi siempre incluyen “hacer” cosas como practicar mindfulness para una mayor conciencia plena, realizar más ejercicio físico o seguir una dieta saludable.

Aunque todo esto continúa siendo muy importante también lo es, aunque suene contradictorio, “no hacer nada”. Pero, a pesar de que para “no hacer nada” no se requiere tener ninguna habilidad particular ni ningún conocimiento previo o instrucción, ¿cada cuándo nos lo permitimos?

La actividad física y mental es positiva y debemos fomentarla, pero la tendencia a no parar nunca y aprovechar incluso los pequeños descansos laborales para seguir organizando tareas y planificando actividades, es uno de los factores que fomentan los picos de estrés y ansiedad.

Vivimos orientados al “hacer” y en una cultura que valora la culminación de tareas, por lo que detener el ciclo de la ocupación puede ser todo un desafío en el que la inactividad puede ser una herramienta muy productiva.

Niksen, dolce far niente, hyyge… ¿qué son?

El niksen es una práctica holandesa de bienestar que reivindica la inactividad, los daneses con el hyyge resaltan la importancia de disfrutar de las pequeñas cosas y los italianos, con su dolce far niente disfrutan del placer de no hacer nada…

Aunque cada uno de estos conceptos tiene sus matices, coinciden en la utilidad e importancia del descanso:

  • Hygge: “Hygge”es una de esas palabras de un idioma extranjero que no tienen equivalente en el nuestro, pero que representan algo que conocemos: la acción y el deseo de estar en un lugar acogedor como por ejemplo frente a una chimenea sobre un cómodo sofá, casi siempre acompañados por la gente que queremos y rodeados de otros elementos sensoriales placenteros. La palabra viene del noruego “hooga”, que significa “consolar o reconfortar”. Los daneses le dan gran importancia porque conocen los efectos que tiene en el bienestar personal y esta filosofía se basa en entender la vida de forma distinta para disfrutarla gracias a la práctica de planes sencillos y confortables como herramientas para alcanzar la felicidad y bienestar absoluto. Su popularidad tiene sentido en países con temperaturas bajas o inviernos más largos.
  • Niksen: El niksen consiste en dedicar tiempo y energía, de manera consciente y calculada, a hacer cosas como mirar por la ventana o permanecer sentados e inmóviles. La clave es realmente dejar las tareas “productivas” de lado y permitirle a la mente vagar, sin estar pensando en términos de resultados. Aunque para muchos esto puede estar cerca del aburrimiento, hay una diferencia sustancial ya que el niksen es una acción premeditada de alternancia vital y de recarga.
  • Dolce far niente: Cualquier italiano podrá decir que dolce far niente es algo más profundo que simplemente echarse una siesta. El arte de no hacer nada consiste en dejar a un lado el ritmo cotidiano del día, sean cuales sean las actividades, y dedicar un momento a la introspección, a la relajación y a la conciencia de vivir en el momento, lo cual resulta, inevitablemente, en la posibilidad de experimentar fugaces sensaciones de felicidad.

No se trata de adoptar alguna de estas filosofías de un día para otro. Pasar del frenesí a la calma puede resultar un tanto extraño. Es tan simple como hacer unos 20 minutos de pausa en la jornada, tomar un té mientras miras por la ventana o salir un rato a estirar las piernas.

Nuestro consejo es introducir en nuestra rutina pequeños momentos de serenidad para conseguir los siguientes beneficios:

  1. Ayudar a que la mente se oxigene y que pueda recargar energía
  2. Permitir mantenernos mejor enfocados y con actitud positiva durante todo el día
  3. Incrementar nuestra creatividad y productividad
  4. Realizar una recuperación mental en reposo y mientras se está despierto
  5. Desconectar durante el día de pantallas y dispositivos

Estar activos es sano, pero dedicarnos a diario unos momentos para disfrutar de no hacer nada, lo es todavía más y contribuye a mejorar nuestra creatividad y productividad.

Pin It on Pinterest

Share This