Seleccionar página

¿Conoces los beneficios del Earthing?

Nuestros antepasados tenían un contacto pleno con la tierra y nada les aislaba del suelo: caminaban descalzos o con calzado de cuero y dormían sobre pieles.

Hoy en día, vivimos desconectados del suelo: caminamos sobre asfalto, madera, hormigón, plástico, suelas de caucho y nuestras actividades cotidianas requieren estar todo el día calzado.

Además de que en nuestras casas y oficinas se emplean suelos aislantes y alfombras, pasamos gran parte de nuestro tiempo conectados a ordenadores, tabletas, móviles, televisión, todos ellos dispositivos conductores de electricidad o de energía.

Para contrarrestar estos efectos y mejorar nuestra salud y bienestar, es necesario restablecer nuestra conexión con la tierra. Esto es posible incorporando el Earthing a nuestra rutina.

¿En qué se fundamenta el Earthing?

El Earthing o Grounding consiste en caminar descalzo sobre la hierba, la tierra o la arena, es decir, entrar en contacto con la energía de la tierra a través de nuestros pies.

Según los expertos, los seres humanos somos seres eléctricos y actuamos como antenas, ya que somos capaces de emitir y captar energía.

El desequilibrio entre iones positivos y negativos puede causar problemas de salud. Sentirnos cansados y con poca energía puede estar relacionado con una pérdida de electrones, y por lo tanto con una falta de conexión con la tierra.

Las causas pueden ser la contaminación del aire, lo que comemos, los productos que utilizamos y también cómo manejamos nuestras emociones y el estrés. En espacios interiores con muchos dispositivos electrónicos y sin buena ventilación, la cantidad de electrones en el ambiente suele ser muy baja o casi nula.

¿Cómo nos beneficia el Earthing?

La tierra está cargada de electrones, y al caminar, estos son absorbidos por los pies descalzos teniendo un efecto antioxidante muy potente y eliminando radicales libres.

La mayoría de nuestros procesos biológicos, y la información entre las células de nuestro cuerpo, se producen por intercambios de cargas eléctricas. En estos intercambios se producen iones cargados positivamente, y necesitamos iones con carga negativa (electrones) para mantenernos sanos.

El contacto con la tierra a través del Earthing nos permite aprovechar su carga eléctrica, y beneficiarnos de ello.

Los beneficios demostrados de conectar con la tierra

El simple contacto con la superficie de la tierra permite equilibrar los sistemas biológicos del ser humano y, además, te reportará los siguientes beneficios:

  • Tiene un efecto antinflamatorio
  • Mejora la calidad del sueño
  • Reduce el dolor muscular
  • Mejora el estado de ánimo
  • Aumenta el nivel de energía
  • Tiene un efecto beneficioso sobre el estrés

Cómo practicar el Earthing

Estas son algunas recomendaciones para incorporar esta técnica a tu rutina diaria y ganar bienestar:

  1. Las mejores superficies para pisar descalzos son la tierra, la hierba y la arena. Pero también pueden aprovecharse los ladrillos y el material cerámico de algunos pisos.
  2. Si vives cerca de la playa o cuando tengas la posibilidad de ir, aprovecha para caminar por la orilla del mar. Es uno de los mejores lugares gracias a la arena y al agua salada.
  3. Trata, en la medida de lo posible, de evitar calzados con suelas de plástico, goma y vinilo que son aislantes. Elige zapatos con suela de cáñamo, yute y materiales ecológicos.
  4. Si vives en la ciudad y no tienes jardín, intenta escaparte un rato diario a algún parque o sitio cercano con césped, hierba o tierra.
  5. Los estudios realizados arrojan resultados positivos a partir de una conexión de sólo 40 minutos, aunque es recomendable caminar, al menos, una hora diaria.

La práctica de Earthing nos reconecta con la tierra promoviendo nuestro bienestar integral y ayudando a disminuir el estrés.

Pin It on Pinterest

Share This