Seleccionar página

¿Sabías que el 90% de las personas no abandonan por su puesto sino por su manager?

Este virus ha hecho la introducción a un cambio de paradigma. Ninguna de las generaciones que nos encontramos en activo actualmente habíamos vivido una experiencia de encierro, terror, incertidumbre, dolor acompañado a la vez de todo el tiempo del mundo para reflexionar.

Esto producirá un cambio profundo de valores en el ser humano. Es surrealista pensar que seguir siendo el mismo manager generará el compromiso y rendimiento que teníamos antes de esta crisis.

Por ello, creemos que el nuevo liderazgo tiene que estar formado por estas 5 cualidades:

  1. Solidaridad: en un momento donde mundialmente nos hemos unido para vencer un virus con el objetivo de sobrevivir como especie, es de vital importancia que el líder muestre esta cualidad con su equipo tanto en su esfera personal como profesional.
  2. Vulnerabilidad: si algo nos ha hecho aprender esta situación es de la vulnerabilidad del ser humano ya que, si el virus hubiese tenido una mortalidad del 80%, nos hubiésemos extinguido como raza. De nada sirve esa imagen de persona indestructible para trasladar respeto y fortaleza. El mejor ejemplo es trasladar que ante cada caída somos capaces de levantarnos 100 veces. No obstante, para ello el líder ha de hacerlos partícipes de sus errores y caídas como parte del desarrollo de la vulnerabilidad y resiliencia.
  3. Comunicar el Sentido: muchas personas habrán reflexionado estos días sobre trabajo viendo como miles de sanitarios arriesgaban su vida diariamente por mantenernos vivos y se pueden plantear ¿realmente mi puesto de trabajo mejora en algo la sociedad y la empresa? El líder ha de ser capaz de transmitir esta información en cada una de las comunicaciones. 
  4. Escucha activa: que una persona encuentre sentido a su trabajo y que éste se alinee con su propósito vital es el camino más eficaz al rendimiento. Pero no lo conseguiremos si no facilitamos los espacios y la escucha activa (nada de pensar en la reunión de después) con cada uno de los miembros del equipo.
  5. Colaboración: por último y, no menos importante, saldremos de esta situación gracias a la colaboración de todos de no ir a comprar cada día, extremar las medidas de higiene, parar el consumismo… es imposible pensar que el líder que surja de esto vea enemigos donde el resto ven colaboradores. Potenciar el trabajo colaborativo entre áreas y los objetivos transversales es un “must have” para generar equipos de alto rendimiento y cohesión.

Como dice Einstein “es en la crisis que la nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis, se supera a sí mismo sin quedar superado”.

Pin It on Pinterest

Share This