Seleccionar página

¿Sabías que la productividad laboral mejora en la medida en que se incorporan rutinas de bienestar como parte de nuestra vida cotidiana?

La salud de los empleados ocupa un lugar central en las políticas de recursos humanos de las empresas.

Durante la pandemia del Covid-19, cuidar del bienestar ha cobrado gran importancia, situando la salud y el bienestar de los empleados como máxima prioridad para el 2021. Esto tiene un retorno real en términos de clima y felicidad laboral, lo que redunda en una mayor productividad de las empresas. 

Existen varios estudios que confirman que cuando los empleados son más felices, esto se traduce en un 30% más de energía y eficacia, un riesgo un 300% menor de tener accidentes laborales y en que la productividad del negocio crece entre un 80 y un 90%.

La felicidad es un elemento clave, dentro y fuera de los puestos de trabajo y un trabajador feliz es un trabajador mucho más productivo.

Bienestar, felicidad y productividad

Está demostrado científicamente que las personas con niveles altos de bienestar son mucho más productivas en el trabajo. Los jefes que actúan como líderes, aumentan su preocupación por el bienestar de sus trabajadores, conociendo las aptitudes de cada empleado y profundizando en sus necesidades para conseguir que encuentre una situación de equilibrio en su puesto de trabajo.

Un equipo motivado y feliz es la mejor garantía para que la empresa marche perfectamente. Hoy en día cada vez está más clara esta correlación: la felicidad en el trabajo contribuye al logro de los objetivos empresariales. Pero ¿en qué se diferencia el bienestar corporativo de la felicidad de los empleados? 

Bienestar organizacional y felicidad en el trabajo

El bienestar organizacional lo genera la empresa a través de programas y acciones que propician la salud en todas sus vertientes, el desarrollo del potencial, la mejora de las habilidades, así como el despliegue del liderazgo individual y de los equipos.

Por otro lado, la felicidad es la percepción subjetiva e individual, que tenemos con relación a nuestro grado de satisfacción con nuestro trabajo. Es decir, “cómo de feliz me siento”. Esta percepción es cambiante y evoluciona continuamente.

Las organizaciones no se deben enfocar sólo en formar personas felices ya que la clave está en diseñar estrategias para fomentar redes de relación seguras, confiables y positivas, creando en los equipos las condiciones para que los empleados desplieguen sus fortalezas personales y colectivas en función de los objetivos de la empresa.

El bienestar como estrategia empresarial

Según una encuesta realizada por Gympass, en España el 71% de los trabajadores consideran muy importante contar con rutinas de bienestar para aumentar la productividad. Por lo tanto, los planes de wellness, son la clave para mejorar el rendimiento laboral.

Además, en otra encuesta realizada a nivel internacional a más de 9.000 empleados en 9 países (Brasil, México, Chile, Argentina, EEUU, España, Reino Unido, Alemania e Italia), casi el 70% considera que una rutina de bienestar es un factor muy importante que afecta positivamente a su rendimiento en el trabajo, mientras que el 77% afirman que para ellos es importante o muy importante que sus compañías se preocupen por su salud y pongan a su disposición planes de bienestar corporativo. Un claro ejemplo de la importancia que supone para la estrategia empresarial contar con este tipo de iniciativas. 

 El bienestar en la empresa y la felicidad laboral son básicos para que la productividad sea buena y mejore día a día. 

Pin It on Pinterest

Share This