Seleccionar página

¿Sabes cómo fortalecer tu sistema inmunitario?

Desde siempre hemos escuchado que es importante mantener una alimentación saludable y realmente lo es para nuestra salud en general y, de manera muy especial, para el buen funcionamiento del sistema inmunitario.

Lo que comemos está muy relacionado con nuestro sistema inmunitario, por lo que seguir una alimentación adecuada que nos ayude a fortalecerlo es algo muy importante para tener en cuenta durante esta pandemia de Covid-19.

Los alimentos se componen de nutrientes que no solo se entienden como sustancias asimilables que permiten al organismo obtener energía, construir y reparar tejidos y regular los procesos metabólicos, sino que son sustancias que, además, son capaces de incidir en las funciones fisiológicas del individuo como el sistema inmunitario, jugando un papel fundamental en el campo de la prevención de enfermedades.

Entre los grupos de nutrientes que tienen la capacidad de actuar sobre el sistema inmunológico se encuentran:

Micronutrientes y Componentes Funcionales

  • Sin aportar calorías tienen un papel fundamental las vitaminas, minerales, coenzimas, antioxidantes, fitoquímicos, probióticos y prebióticos. Por ejemplo, las vitaminas liposolubles tienen un papel fundamental en el sistema inmune y en la respuesta inmunitaria, claves en el desarrollo del tejido epitelial que cubre la piel y todas las cavidades de entrada en el organismo y tienen un papel destacado en la producción de células indispensables en las defensas, como son los leucocitos, y moléculas como los anticuerpos. Minerales como el hierro, el selenio, el cobre o el zinc son muy importantes como inmunoreguladores. Los componentes funcionales como los fitoquímicos nos protegen y ayudan a prevenir enfermedades con la ayuda de las sustancias de las plantas que les otorgan también el color, aroma, sabor y textura y las que las plantas usan para defenderse contra patógenos y la radiación fuerte.

Macronutrientes

  • Hidratos de carbono. El metabolismo de la glucosa y sus alteraciones tienen indudables repercusiones en el sistema inmunológico. La glucosa es el combustible principal de las células.
  • Lípidos y grasas. Además de sostener las vitaminas liposolubles, cabe recordar que todas las células tienen un componente lipídico fundamental para su integridad.
  • Proteínas y aminoácidos. Constituyen un componente básico de todas las células, pero además intervienen en la formación de anticuerpos, hormonas, enzimas, neurotransmisores, entre otras sustancias fundamentales para el desarrollo de la vida del organismo y el sistema inmunológico.

Además de la alimentación equilibrada, se recomienda realizar actividad física y recreativa como complemento fundamental para mejorar el sistema inmunológico, pues generan endorfinas que ayudan al cuerpo a sentirse mejor y a tener una sensación de bienestar.

Otro aspecto importante es cuidar la salud mental y emocional, pues el estrés o la ansiedad pueden afectar al sistema inmunológico. Dado que nuestra salud mental y emocional es un pilar fundamental de nuestro bienestar, hablaremos de ello con más detalle en nuestro siguiente artículo.

Es fundamental mantener una dieta variada y equilibrada y practicar ejercicio de manera regular para ayudar a mantener fuertes nuestras defensas.

Pin It on Pinterest

Share This